Wikia Cuentos de hadas
Advertisement
Boyle thumbelina2

Eleanor Vere Boyle.

Pulgarcita (en danés: Tommelise) es un cuento de Hans Christian Andersen publicado por primera vez por CA Reitzel el 16 de diciembre de 1835 en Copenhague, Dinamarca con El niño travieso y El compañero de viaje en la segunda entrega de Cuentos de hadas para niños. 

Pulgarcita es principalmente invención de Andersen, aunque se inspiró de cuentos de personas diminutas como PulgarcitoPulgarcita fue publicado como parte de una serie de siete cuentos de hadas en 1835 que no fueron bien recibidos por los críticos daneses quiene disgustaban de su estilo informal y su falta de moral. Un crítico, sin embargo, aplaudió Pulgarcita. El cuento ha sido adaptado a diversos medios incluyendo drama de televisión y el cine de animación.

Argumento[]

La historia empieza con una bruja dando un grano de cebada a una campesina que deseaba tener un hijo. Una vez plantada, una niña diminuta, del tamaño de un pulgar, Pulgarcita (Tommelise), emerge de su flor. Una noche, Pulgarcita, dormida en su cuna de cáscara de nuez, es llevada por un sapo que quiere a la doncella en miniatura como novia para su hijo. Con la ayuda de unos amigos peces y una mariposa, Pulgarcita escapa del sapo y su hijo, y se desplaza en un nenúfar hasta que es capturada por un escarabajo ciervo volador que más tarde la descarta cuando sus amigos rechazan su compañía.

Bayes thumbelina1

Pulgarcita y los sapos. Ilustración de A. W. Bayes.

Pulgarcita trata de protegerse de los elementos, pero cuando llega el invierno, ella está en una situación desesperada. Finalmente encuentra refugio por un viejo ratón de campo y atiende su morada en agradecimiento. El ratón sugiere a Pulgarcita casarse con su vecino, un topo, pero Pulgarcita encuentra repulsiva la idea de estar casada con una criatura así porque pasaría toda su vida bajo tierra y nunca vería el sol o el cielo. Sin embargo, el ratón de campo sigue insistiendo diciendo que el topo es un buen partido para ella, y no escucha a sus protestas.

En el último minuto, Pulgarcita escapa de la situación huyendo a una tierra lejana con una golondrina que ella encontró herida en uno de los túneles de su pretendiente y que cuidó durante el invierno. En un soleado campo de flores, Pulgarcita se encuentra con un pequeño príncipe de las hadas de las flores, de su tamaño y de su gusto, y se casan. Ella recibe un par de alas para acompañar a su marido en sus viajes de flor en flor, y un nuevo nombre, Maia.

En la versión de Hans Christian Andersen, un pájaro azul había estado viendo la historia de Pulgarcita desde el principio y había estado enamorado de ella desde entonces. Al final, el pájaro tiene el corazón roto una vez que Pulgarcita se casa con el príncipe de las hadas de las flores, y vuela hasta llegar a una pequeña casa. Allí, le cuenta la historia de Pulgarcita a un hombre que se implica que es el mismo Andersen, quien escribe la crónica de la historia en un libro.

Fuentes[]

Desde niño, Andersen compartió un amor por la literatura con su padre que le leyó Las mil y una noches y las fábulas de Jean de la Fontaine. Juntos, construyeron panorámicas, fotos emergentes, y teatros de juguete, y llevaron paseos largos en el campo.

Milo Winter

Ilustración de Milo Winter.

El padre de Andersen murió en 1816, y de ahí en adelante, Andersen fue dejando sus propios dispositivos. Con el fin de escapar de su pobre madre, analfabeta, promovió sus inclinaciones artísticas y cortejó a la clase media culta de Odense, el canto y la recitación en sus salones. El 4 de septiembre de 1819, a los catorce años de edad, Andersen dejó Odense para llegar a Copenhague con los pocos ahorros que había adquirido de sus actuaciones, una carta de referencia de la bailarina señora Schall, y sus sueños de juventud e intenciones de convertirse en un poeta o un actor.

Después de tres años de rechazos y desilusiones, finalmente encontró un patrón en Jonas Collin, director del Teatro Real, que, creyendo en el potencial de los fondos del chico, con garantía del rey para enviar a Andersen a una escuela primaria en Slagelse, una ciudad de provincias en el oeste Zelanda, con la expectativa de que el niño continúe su educación en la Universidad de Copenhague en el momento apropiado.

En Slagelse, Andersen cayó bajo la tutela de Simon Meisling, un bajo, corpulento y calvo clasicista de treinta y cinco años de edad, y traductor de la Eneida de Virgilio. Andersen no era el estudiante más rápido en la clase y se recibió generosas dosis de desprecio de Meisling. "Eres un chico estúpido que nunca lo hará," le dijo Meisling. Meisling se cree que es el modelo para el topo en Pulgarcita.

Los folcloristas Iona y Peter Opie han propuesto que el cuento es como un "homenaje a distancia" para la confidente de Andersen, Henriette Wulff, la pequeña y frágil hija del traductor danés de Shakespeare que amaba a Andersen como Pulgarcita a la golondrina; sin embargo, no hay evidencia escrita existente que apoye la teoría.

Pulgarcita es esencialmente invención de Andersen, pero se inspira en el cuento tradicional de Tom Pulgar (ambos cuentos comienzan con una mujer sin hijos consultando a un ser sobrenatural sobre la adquisición de un niño). Otras fuentes de inspiración fueron los liliputienses de seis pulgadas en Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift.

Publicación y recepción crítica[]

Andersen publicó dos entregas de su primera colección de Cuentos de hadas para niños en 1835, el primero en mayo y el segundo en diciembre. Pulgarcita fue publicado por primera vez en la cuota de diciembre por CA Reitzel el 16 de diciembre de 1835 en Copenhague. Pulgarcita fue el primer cuento en el folleto que incluía otros dos cuentos: El niño travieso y El compañero de viaje. La historia se volvió a publicar en las ediciones completas de obras de Andersen en 1850 y 1862.

A. W

Pulgarcita frente a la casa de la ratona. A. W. Bayes.

Las primeras revisiones de los siete cuentos de 1835 no aparecieron hasta 1836 y los críticos daneses no eran entusiastas. El estilo informal, hablador de los cuentos y su falta de moral se consideran inapropiados en la literatura infantil. Un crítico sin embargo reconoció que Pulgarcita era "el cuento de hadas más delicioso que se puede desear."

Los críticos no ofrecieron a Andersen un mayor estímulo. Una revista literaria nunca mencionó los cuentos en absoluto, mientras que otro aconsejó a Andersen no perder el tiempo escribiendo cuentos de hadas. Un crítico dijo que Andersen "carecía de la forma habitual de este tipo de poesía [...] y no estudia modelos". Andersen sintió que estaba trabajando en contra de sus nociones preconcebidas de lo que debería ser un cuento de hadas, y volvió a escribir novelas, creyendo que era su verdadera vocación. La reacción crítica a los cuentos en 1835 era tan dura que esperó un año entero antes de publicar La Sirenita y El traje nuevo del emperador en la tercera y última entrega de los Cuentos de hadas para niños.

Análisis[]

Para los investigadores de cuentos y folcloristas Iona y Peter Opie, Pulgarcita es una historia de aventuras, desde el punto de vista con sus morales que en personas femeninas son más felices con su propia clase. Señalan que Pulgarcita es un personaje pasivo, víctima de las circunstancias, mientras que su homólogo masculino Pulgarcito (una de las inspiraciones del cuento) es un carácter activo, se hace sentir, y ejerce a sí mismo.

La folclorista María Tartar ve a Pulgarcita como una historia de novia fugitiva y señala que ha sido vista como una alegoría sobre los matrimonios arreglados, y una fábula acerca de ser fiel a nuestro corazón que sostiene la noción tradicional de que el amor de un príncipe debe ser valorado sobre todo. Señala que en la creencia hindú, un ser del tamaño del pulgar conocido como el ser más interno o alma habita en el corazón de todos los seres, humanos o animales, y que el concepto puede haber migrado al folklore europeo y tomado forma como Pulgarcito y Pulgarcita, quienes ambos buscan la transfiguración y la redención. Se detecta un paralelismo entre el cuento de Andersen y el mito griego de Deméter y su hija, Perséfone , y, a pesar de las asociaciones paganas y alusiones en la historia, señala que Pulgarcita se refiere varias veces al sufrimiento y la resurrección de Cristo, y el concepto cristiano de la salvación.

Bayes thumbelina3

Pulgarcita sobre la golondrina. A. W. Bayes.

El biógrafo de Andersen, Jackie Wullschlager indica que Pulgarcita fue el primero de los cuentos de Andersen para dramatizar el sufrimiento de aquel que es diferente, y, como resultado de ser diferente, se convierte en objeto de burla. También fue el primero de los cuentos de Andersen para incorporar la golondrina como el símbolo del alma poética y la identificación de Andersen con la golondrina como un ave migratoria cuyo patrón de vida de sus propios días de viaje empezaban a parecerse.

Roger Venta cree que Andersen expresó sus sentimientos de inferioridad social y sexual mediante la creación de personajes que son inferiores a sus amados. La Sirenita, por ejemplo, no tiene alma, mientras que su amado humano tiene un alma como su derecho de nacimiento. En Pulgarcita, Andersen sugiere que el sapo, el escarabajo, y el topo son inferiores a Pulgarcita y deben permanecer en sus lugares en lugar de querer su superiores. Venta indica que no son inferiores a Pulgarcita, sino simplemente diferentes. Sugiere que Andersen pudo haber hecho algún daño al mundo animal cuando coloreaba a sus personajes animales con sus propios sentimientos de inferioridad.

Jacqueline Banerjee ve el cuento como una historia de fracaso. "No es sorprendente", escribe, "Pulgarcita ahora se lee a menudo como una historia de potenciación específicamente femenina." Susie Stephens cree que Pulgarcita misma es grotesca, y observa que "la grotesca en la literatura infantil es [.. .] un componente necesario y beneficioso que mejora el bienestar psicológico de los jóvenes lectores". Los niños se sienten atraídos por las cualidades catárticas de lo grotesco, ella sugiere. Sidney Rosenblatt en su ensayo Pulgarcita y el Desarrollo de la sexualidad femenina cree que el cuento se puede analizar, desde la perspectiva del psicoanálisis de Freud, como la historia de la masturbación femenina. Pulgarcita a sí misma, se postula, podría simbolizar el clítoris, su pétalo de rosa es la colcha de los labios, la mariposa blanca "de los genitales en ciernes", y el topo y el príncipe de lo anal y las aberturas de la vagina, respectivamente.

Adaptaciones[]

La versión animada más antigua de la historia es una versión muda en blanco y negro de 1924 y dirigida por Herbert M. Dawley.

Lotte Reiniger publicó una adaptación cinematográfica de 10 minutos en 1954 con su silueta de marionetas.

Dyuymovochka fue una versión popular de animación rusa de 1964 del estudio de cine Soyuzmultfilm. Una de las mejores declaraciones del director Leonid Amalrik :. En héroes "Thumbelina" de Andersen seres por todo el juego presionando la historia de los sufrimientos de la menor chica en la tierra.

Una versión de la historia fue filmada en 1970 como un anuncio de Piratas del Mundo, un parque temático ahora extinto en Florida. Dirigida por Barry Mahon y con Shay Garner en el papel principal, esta versión se volvió a utilizar en su totalidad como material de relleno para Santa Claus y el helado conejito.

En 1983, una versión japonesa fue lanzada llamada Oyayubihime (Princesa Pulgar); 世界名作童話おやゆび姫(Sekai Meisaku Dōwa Oyayubi-hime; Cuento de hadas clásico de la Princesa Pulgar), una película animada de Toei Animation, con diseños de personajes de Tezuka Osamu de 1978.

El 11 de junio de 1985, una dramatización televisiva de la historia se transmitió como el episodio número 12 de la serie de antología Cuentos de las estrellas . La producción fue protagonizada por Carrie Fisher. 

En 1992, Golden Films estrenó de Pulgarcita (1992), y Pulgarcito conoce a Pulgarcita salió después.

Una serie animada japonesa adaptó la trama, Pulgarcita: una historia mágica (1992) y la convirtió en una película, estrenada en 1993.

En 1994, Warner Brothers lanzó Pulgarcita (1994), dirigida por Don Bluth y Gary Goldman, con Jodi Benson dando su voz a Pulgarcita.

La película de animación 2002 directa a DVD, Las aventuras de Tom pulgar y Pulgarcita reunió a las dos personajes diminutos más famosos de la literatura, con Pulgarcita interprertada por Jennifer Love Hewitt. 

En 2005, apareció HC Andersen eventyrlige verden: Tommelise (2005).

La película animada de 2009 directo a DVD, Barbie; Pulgarcita, donde Barbie cuenta la historia de los Twillerbees, con Pulgarcita como el personaje principal. Donde el cuento ocurre en el mundo actual. Ella se encuentra con Makena, la hija de una pareja rica, que se convirtió en la única esperanza de los Twillerbees para salvar su casa (que estaba siendo demolida por los padres de Makena debido a la construcción de edificios). Al final, Pularcita y sus amigos Twillerbees mágicamente hacen crecer una planta a los ojos de una niña, revelando que es una historia real.

Advertisement